Páginas

viernes, 23 de marzo de 2007

¿ÈCHALE TIERRITA? - SANANDO LAS HERIDAS DEL PASADO

¿Échale Tierrita?

Recuerdo una vez que le hice un préstamo de dinero (no mucho por cierto) a un chico de la iglesia, después de unos días me lo encontré y le dije:


- “¿recuerdas que te presté dinero?”

A lo que él rápidamente me respondió:

- “échale tierrita pastor”.


“Échale tierrita” es una frase muy peruana (como el Ceviche). Es común escuchar a chicos y chicas hoy en día utilizar estas palabras cuando quieren decirle a un amigo (o a su pastor) que olvide algo. En otras palabras están diciendo “déjalo en el pasado”, “ya no lo recuerdes mas”.

Cuantas veces eso mismo has pensado hacer con las cosas que te sucedieron y que han marcado tu vida. Y posiblemente te dijiste a ti mismo “échale tierrita”, “olvídalo, no lo recuerdes mas”.

Tal vez la vida que te ha tocado vivir ha está marcado por profundas huellas y heridas que hasta el día de hoy te siguen causando daño.

Heridas como por ejemplo al ser despreciado o maltratado, una violación sexual en la niñez o juventud, rechazo cuando prefirieron mas a un hermano o una hermana en tú lugar, dándole todo lo que deseaba pero a ti no. Otras de las actitudes que producen heridas es también el rechazo desde el vientre, posiblemente por que tus padres no querían hijos o no querían tener más hijos o tal vez por que tus padres querían una niña y no un niño o viceversa (y tal vez te lo dijeron o te lo repiten a cada momento); o por ser producto de una relación ilícita (fornicación o adulterio); también produce heridas el desamor de los padres, mostrado de diferentes maneras. El ser traicionado en el noviazgo o en el matrimonio también produce heridas.

Probablemente estés tratando de olvidar algunas cosas que hemos mencionado de tu pasado (echándole tierrita) y no has podido, por que cada vez que intentas olvidar, revives los recuerdos y eso te lleva a darte cuenta que en tú corazón hay mucha amargura, odio, rencor, resentimiento, deseo de venganza o tal vez haya dolor, aflicción, angustia por todo lo que te ha tocado vivir. Y has llegado tal vez a deprimirte tanto que has intentado quitarte la vida.

Echándole tierrita a tu pasado no resolverás nada. Lo que tú necesitas es ser libre de tu pasado.

A todo esto que hemos dicho hasta aquí hay una buena noticia, Jesús ya pago un precio bien alto para sanar las heridas de tu alma y hacerte libre del pasado y darte la paz.



“El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año agradable del Señor”Lucas 4:18 – 19.“La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”Juan 14:27“Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”Filipenses 4:7

“El sana a los quebrantados de corazón, Y venda sus heridas”
Salmos 147: 3




Tomado del Libro “Échale Tierrita
Al Pasado” – sanado las heridas del alma.
Escrito por el Ps. Juan Pablo Gutiérrez C.

2 comentarios:

Flor dijo...

Hermosa reflexión.
Dios complete la obra, y que el pasado nunca ate las manos que Dios levanta en victoria.
Sería un gusto que visite mi blog.

Anónimo dijo...

...Jesús ya pago un precio bien alto para sanar las heridas de tu alma y hacerte libre del pasado y darte la paz.

Saber esto es sanador, es todo lo que tengo, es amor.